EFSA food-approved recycling process

Aprobación por la EFSA del proceso de reciclaje para contacto alimentario

En Schoeller Allibert nos complace anunciar que nuestro proceso especial de reciclaje, actualmente operativo en tres centros (España, Alemania y Países Bajos), ha sido reconocido con el certificado que la EFSA concede para el reciclaje de contenedores alimentarios usados, para la obtención de nuevos contenedores para contacto alimentario. Después de una cuidadosa inspección inicial, el material se tritura en partículas que a continuación se lavan, secan y transfieren a máquinas de moldeado por inyección.

FOOD RECYCLING - Monnheim-WIM_9416_0

CERTIFICADO EFSA, CONCEDIDO A SCHOELLER ALLIBERT POR SU INNOVADOR PROCESO DE RECICLAJE

Los clientes del sector alimentario pueden ahora tener sus antiguos envases de transporte retornables (RTP) transformados en contenedores nuevos de alta calidad para la alimentación; gracias al proceso de reciclaje de Schoeller Allibert certificado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Schoeller Allibert es uno de los primeros fabricantes de RTP que dispone del certificado de EFSA. Dicho certificado cubre los procesos de reciclaje y remodelado que se llevan a cabo en sus instalaciones sitas en Murcia (España), Monheim (Alemania) y Hardenberg (Países Bajos). El proceso certificado, el cual cubre el reciclaje de cajas de polietileno de alta densidad (HPDE) y polipropileno (PP), ambos de uso alimentario, en contenedores nuevos aptos para el contacto con alimentos, se ha llevado a cabo para ayudar a los clientes a cumplir con los objetivos de sostenibilidad cada día más exigentes.

Tradicionalmente, los contenedores de plástico usados o dañados se destinarían a  otras aplicaciones y en ningún caso podrían volver a servir para el suministro de alimentos, ya que el plástico no estaba certificado para el contacto directo con producto fresco como frutas y vegetales.

food_recycling_-_monnheim-wim_9571

Ludo Gielen, Director de Marketing y Responsable de Innovación en Schoeller Allibert, explica el proceso: "Cuando las cajas de uso apto para la alimentación deben sustituirse por ser demasiado viejas o por estar dañadas, es posible devolverlas a una de nuestras instalaciones de reciclaje certificadas por EFSA. Si se han utilizado en un sistema de distribución de circuito cerrado o controlado, lo que permite seguir la trazabilidad de procedencia, podemos reciclar el material usado de HDPE y PP y convertirlo en cajas nuevas para utilizarlas en la cadena de suministro de alimentos y producto fresco.

"Cuando llegan a Schoeller Allibert, las cajas se inspeccionan y se trituran en partículas, que se lavan y se secan antes de trasladarlas al área de moldeo por inyección. A partir de entonces, inician una segunda vida como cajas nuevas aptas para la alimentación, lo que significa que los clientes pueden sustituir la ineficiente flota heredada, por contenedores de RTP totalmente nuevos, sin contaminar ni generar residuos y creando un ciclo de envasado sostenible en cuestión de semanas. La huella de carbono de los RTP es ya muy inferior que la huella de los envases desechables y, con el reciclaje de los RTP la reducción incluso es mayor. Pero además de los beneficios medioambientales, también está la ventaja de reducción de costes para el minorista.

Durante el proceso de moldeo por inyección, las partículas de HDPE o de PP se calientan a temperaturas que alcanzan los 250ºC, eliminando el riesgo de cualquier contaminación microbiológica, ya que las partículas que queden no pueden sobrevivir al calor. Además, no se utilizan productos químicos adicionales en ninguna etapa del proceso, para conseguir un producto acabado higiénico y de máxima calidad.

La certificación por EFSA del proceso de reciclaje es otro triunfo industrial de Schoeller Allibert cuando se habla de sostenibilidad, ya que ha sido el primer fabricante de envases que cuenta con una huella de carbono de ciclo de vida completa, para ciertos productos, determinada y verificada por terceros ajenos a la empresa. Ello demostró que la Huella de Carbono de productos RTP es inferior en un 68% con respecto al cartón - solo 26 kgCO2e para cada una de las unidades de mayor venta, la Maxinest. La reducción aumenta cuando se utilizan contenedores reciclados en el proceso de producción.

Monnheim-WIM_9024

Ludo Gielen añade: "Con nuestras instalaciones de reciclaje ahora certificadas, somos capaces de ofrecer productos que permitan a los clientes del sector de la alimentación cumplir con los objetivos de sostenibilidad y al mismo tiempo ser respetuosos con los criterios de seguridad e higiene alimentaria. Los productos moldeados con material reciclado cumplen totalmente con el artículo 4 del Reglamento de la UE 282/2008, lo que proporciona a nuestros clientes garantía de seguridad y adecuación para el contacto con los alimentos.

¡Manténgase informado!

¡Suscríbase a nuestro newsletter para recibir las últimas novedades!